Mesías Haendel

JUAN JAVIER GISBERT CORTÉS, Alcoy

Crítica Händel: Messiah 28/12/2018 Auditori de Torrent, Elena de la Merced-soprano, Marina Rodríguez Cusí-mezzo, Antonio Lozano-Tenor, J. Miquel Ramón-barítono, Coro Ad Libitum y Coro Eutherpe, Orquesta de Cámara Eutherpe, Francisco Valero-Terribas-director

“Acabó la noche pletórica, con caras de satisfacción; el público estaba entregado y desbordado, derrochando bravos y aplausos interminables. El maestro Valero-Terribas mostraba su lado más amable y rebosaba entusiasmo tras el éxito conseguido. El auditorio de Torrent (Valencia), sin pensarlo dos veces, prácticamente se vino abajo tras el coro final “Worthy is the lamb that was slain… Amen”. La velada comenzó con los nervios propios de escuchar una de las obras capitales de Händel, con la ilusión de disfrutar de esta archifamosa, exquisita y querida partitura del barroco inglés. Desde los primeros compases, el silencio del público fue completo, casi diríamos que reverente: los sonidos fluían, embargaban los corazones y nos dejaron petrificados en las incómodas butacas. Como en la mejor de las grabaciones, “EL MESÍAS” iba caminando, sucediéndose las magníficas actuaciones del plantel solista: Marina Rodríguez Cusí (mezzo), siempre segura, siempre refinada -con ese buen hacer al que nos tiene acostumbrados en cada una de sus intervenciones-, cautivó a los presentes ¡brava!; Josep Miquel Ramón (bajo) con intervenciones repletas de rotundidad, elegante, sin estridencias canoras y altamente musical; Elena de la Merced (soprano), mi “Liu” de referencia desde aquella “Turandot” de Tenerife, tan segura, tan virtuosa, tan sensible y estilosa; y, finalmente, un desconocido para mi agenda de voces actuales: Antonio Lozano, nacido en Murcia y que nos dejó boquiabiertos ya en su primera intervención. Por fin, un tenor con timbre claro, voz amplia, maleable, potente, gran presencia escénica y buen gusto, que inundó con prontitud la sala. ¡Qué placer escucharle durante en el concierto! La conjunción de astros, dirigidos todos por Francisco Valero-Terribas se había producido: “El Mesias” volvía a enamorarnos. Todo ello no hubiese sido posible sin el concurso acertadísimo del “Coro Eutherpe”, del “Coro de Cámara ad Libitum de la Escola Coral Veus Juntes” y de la “Orquesta de Cámara Eutherpe”; qué fusionados mostraron la elegancia del empaste, de la dulzura, los equilibrios y el buen hacer de todo un equipo capitaneado por el director, que contó con el concurso de los directores respectivos: Cristina Contreras y Francesc Gamón. Setenta y nueve artistas brillaron con luz propia en esta noche para el recuerdo. Las cincuenta y tres partes de la composición fueron ofrecidas con un sonido digno de las mejores salas nacionales, y resonó, en todo momento, armonioso y disciplinado; todo el mundo estuvo atentísimo a las manos del maestro director, quien dejaba volar sus dedos creando el clímax necesario. Los solistas instrumentales gustaron mucho a todos los presentes, y no quisiera olvidar a ninguno, pues todos superaron los temibles escollos que muestra la partitura.”

Enviar

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Escriba la palabra que busca y pulse Enter