JOSU DE SOLAUN

Málaga. 27-09-2019. Teatro Cervantes. Solista: Josu de Solaun. Dirección: Manuel Hernández Silva. Programa: Obertura del ballet “Las Criaturas de Prometeo” en Do mayor, Op. 43; Sinfonía Nº1 en Do mayor, Op. 21 y Concierto para piano y orquesta nº3 en Do menor, Op. 37, de L. van Beethoven.Teatro Cervantes.

SCHERZO – 1/10/2019, José Antonio Cantón

“El segundo concierto de abono de la presente temporada de la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) pasará a los anales de esta formación y, según poetizó Vicente Alexandre, a la vida musical de la Ciudad del Paraíso como histórica. Sólo una confluencia de los hados que protegen el arte de los sonidos hace explicable el acontecimiento artístico acaecido en el malagueño escenario cervantino (…) hay que plantear el juicio sobre la recreación que director, solista y orquesta hicieron de la obra concertante. El grado de excelencia alcanzado con ella se puede decir que fue histórico en la vida y experiencia de los más de cinco lustros de la formación malacitana. El responsable máximo de tal resultado fue el pianista valenciano Josu de Solaun que, después del éxito de su recital en el Auditorio del Museo Picasso Málaga celebrado durante la pasada primavera, había concitado con máxima expectación a muchos melómanos y aficionados al piano en particular.”   Seguir leyendo

MÁLAGAMUSICA. 29/09/2019, Alejandro Fernández

“Aunque para el gran auditorio la tarjeta de presentación del pianista Valenciano Josu de Solaun ha sido el complejo Concierto en Do menor de Beethoven, lo cierto es, que en el recital de casi dos horas al teclado del duodécimo Ciclo de Cámara de la OFM, en mayo pasado, tampoco se escapó la oportunidad para reconocer en su piano el espacio de honor que ocupa entre los pianistas españoles. La claridad de ideas, el orden de construcción o la sobriedad que lo distingue forman parte del atractivo de este destacadísimo intérprete. Y es tan cierta esta afirmación que la Filarmónica de Málaga, atendiendo a la profunda conexión entre profesores y solista, el pasado abono, a lo que habría que sumar la extensa experiencia del Conjunto en el repertorio actual, no estaría mal considerar seriamente asumir el estreno del concierto para piano del músico español.

Año Beethoven, tiempo para repasar el legado al gran repertorio del genio de Bonn, algo que el maestro Hernández Silva recoge en la programación artística a modo páginas enfrentadas, como ocurriera en el primero de los abonos; en evolución estética para este segundo programa de la temporada y también singularizando la trascendencia de la obra motor de todo el concierto, idea de la que también participó el encuentro de esta última semana. El concierto pasado presentaba al Beethoven que asume los presupuestos de Mannheim a través de la influencia de Haydn o el propio Mozart. En realidad, esta continuidad no es más que la excusa para el desarrollo estético del catálogo beethoveniano. Pocos pueden negar estos reflejos en la obertura “Las criaturas de Prometeo” que apetece más un ensayo sinfónico con muy buena factura que queda ensombrecido al comparar con la Sinfonía en Do mayor o el Op. 37. En la intimidad entre batuta y conjunto la Sinfonía en Do mayor comenzó dibujando una estructura formal cuya única flexibilidad lo aporta el material temático que refleja la personalidad del compositor y que ya muestra la habilidad en el manejo de los colores de la orquesta como también la dirección del discurso musical beethoveniano. Hernández Silva y la OFM dotaron a la sinfonía del propio carácter vital del momento de redacción lo que añade un nuevo incentivo para comprender los cuatro tiempos que la estructuran. Destacar la densidad orquestal, el ánimo lírico y la fidelidad de pulso de los movimientos centrales. Tras el descanso, el tercero de los conciertos para piano de Beethoven protagonizó toda la segunda parte singularizando – el titular de la Filarmónica- el nuevo horizonte que abre el genio al piano romántico con esta partitura. Solaun y Filarmónica tras la extensa introducción establecieron el suficiente espacio para el diálogo entre solista y conjunto. Si en el andante de apertura la atención se centraba en los diálogos, al llegar a la cadencia los destellos de Solaun acapararían toda la atención para dibujar, seguidamente, un largo central suspendido en la sala, inmenso e íntimo que sólo podía tornar al rondó de cierre con un ataque inmediato que puso de manifiesto que Josu de Solaun es un músico enraizado, que ha madurado a golpes con la experiencia y lo mejor de todo tan claro y preciso como que respira cada nota que desnuda”.

DIARIOSUR. 28/09/2019, Manuel del Campo “…la segunda parte se dedicaba al ‘Concierto nº3′ para piano y orquesta. Tres movimientos impulsados por el papel del solista. Afirmativo el inicio, el ‘Largo’ -la joya de la pieza- muy refinado con un Solaun-Orquesta que nos llevó a un dinámico ‘Rondó-Allegro’ muy brillante. Espléndida la interpretación de Solaun, firmeza sonora, sutiles pianissimos, siempre expresivo, magnífica cadencia del primer movimiento y precisa la colaboración de la OFM y el maestro Hernández-Silva. A las prolongadas ovaciones del público correspondió con un bis, ‘Quejas’ o ‘La maja y el ruiseñor’ de Enrique Granados, Josu de Solaun dedicándolo a la memoria del pianista austriaco Paul Badura-Skoda (1927-2019), gran especialista del clasicismo vienés, fallecido el día anterior. Éxito total para todos los intérpretes de la sesión comentada”.

Leer la crítica completa

Enviar

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Escriba la palabra que busca y pulse Enter